El cambio social y, por tanto, el educativo, sólo se produce cuando existe detrás un cambio mayoritario de la mentalidad personal y colectiva.

Comienza este blog con una reflexión de partida, que formulo como título de esta primera entrada. Estoy seguro de que el debate colectivo permitirá contrastar, depurar y formalizar esta primera aproximación.

Cualquier intento de transformar ideas sociales y educativas pasa hoy por aprender de las iniciativas organizativas, que han logrado incoporar la reflexión colectiva en el debate de las ideas dominantes; así como, de las estrategias de ‘comunicación en red’ desplegadas para influir en la opinión pública y legitimar determinados comportamientos sociales.

El análisis de estas experiencias nos lleva a considerar que el cambio necesario de concepto y práctica educativa exige la comprensión y, posterior, utilización de la lógica de funcionamiento de las redes sociales globales, tanto en los modos de relación interna -entre los distintos elementos del sistema escolar-, como en la previsión y desarrollo de las condiciones necesarias para modificar las visiones habituales y estereotipadas presentes entre la opinión pública.

El conocimiento recogido sobre la evolución sufrida por las agencias e instituciones con éxito, en su modo de conducirse con naturalidad en la red, nos va a ser muy útil para imaginar el proceso de transformación del modo de proceder escolar.

Fruto del anterior análisis pueden obtenerse algunas enseñanzas, entre otras, que:

1.- el cambio social y, por tanto, el educativo, siendo mulitidimensional, sólo se produce cuando existe detrás un cambio mayoritario en la mentalidad personal y colectiva;
2.- los cambios en los comportamientos sociales modifican de manera paulatina las normas que rigen las relaciones institucionales y que a su vez estructuran las relaciones sociales, la naturaleza de estas normas y las formas culturales de relación son, en realidad, la construcción y cristalización de vínculos de ‘poder’; y,
3.- la investigación en este ámbito nos informa como la modificación de estos idearios se produce de acuerdo a determinadas lógicas presentes en las interacciones entre el cambio cultural de la opinión pública y el cambio político de las prácticas administrativas y de regulación.

Estas enseñanzas las aplicaremos, a lo largo de la andadura que supone este blog, a la actualidad de nuestro sistema escolar y a las iniciativas desplegadas por los movimientos y prácticas insurgentes que muestran la viabilidad de una escuela diferente.

Anuncios
  1. #1 por cds el 27 de abril de 2012 - 21:13

    Buen comienzo. El asunto de cómo fomentar el cambio no se presta a caminos simples.

    • #2 por Rodrigo Juan García el 27 de abril de 2012 - 21:55

      Pero, si es posible, como resultado de una actuación planificada, fundamentada en las nuevas herramientas de la comunicación y cargada de razón moral…

  2. #3 por Juan Villalpando el 14 de abril de 2012 - 05:07

    La práctica social y la participación activa generan cambios cotidianos.

    • #4 por Rodrigo Juan García el 15 de abril de 2012 - 09:51

      Yo diría que es esencial, y ampliada además desde todos los frentes que supone la participación activa, me refiero, en este caso, a la participación virtual además de la presencial…

  3. #5 por Ramón L. Facal el 11 de abril de 2012 - 22:00

    Estoy de acuerdo: el cambio social necesita una nueva hegemonía (en el sentido que le dio A. Gramsci)

  4. #6 por robertonav84 el 10 de abril de 2012 - 22:50

    muchas felicidades por este blog. Seguramente representaré un espacio de análisis y crítica de la escuela y su papel dentro del cambio social. Sólo naciendo el cambio de las sociedades, estas podrán transformarse.

    • #7 por Rodrigo Juan García el 11 de abril de 2012 - 13:05

      Gracias por tus consideraciones, coincido contigo en la necesidad de reflexionar sobre nuestro sistema escolar y las prioridades que atiende…

    • #8 por Rodrigo Juan García el 12 de abril de 2012 - 14:35

      Gracias Roberto, de ahí la importancia de difundir otro discurso y otras evidencias acerca de la presencia de otra escuela distinta con éxito y pormotorea de desarrollo humano, que la sociedad debe y puede revindicar…

      Concienciar a la opinión pública de este derecho y de esta posibilidad es tarea de todos y las redes sociales deben asumir un papel primordial…